Consideraciones antes de contratar servicios jurídicos online

¿En qué se diferencian la consulta jurídica simplificada y la consulta jurídica ordinaria?

Es mucho más que el tiempo de consulta. La consulta jurídica ordinaria contempla un examen documental previo por parte de la abogada.

Así pues, en la consulta simplificada, el análisis jurídico se ofrecerá en base a la exposición realizada por la persona clienta sin que medie análisis documental por parte de la profesional.

Resulta suficiente para consultas jurídicas donde el examen jurídico y su viabilidad legal se puedan ofrecer basándose en el relato de los hechos.
Por ejemplo, un potencial delito de odio, situación de discriminación o violencia.

Por su parte, en aquellos supuestos en los que resulte preciso valorar la situación con análisis documental se recomienda la contratación de consulta jurídica inicial ordinaria.
Este es el caso, por ejemplo, de la constitución de patrimonio protegido, la redacción de contratos o la elaboración de testamentos.

Inicia tu ruta de asesoramiento legal

1. Conóceme
Si todavía no me conoces, echa un vistazo aquí. Es importante que sepas quien soy y mis valores porque quiero acompañarte de la mejor manera que sé durante todo este proceso legal.
2. Contrata tu primera consulta inicial

Durante la primera consulta realizaremos un primer abordaje legal, con detalle de garantías, expectativas y procedimiento. Accede a cada servicio para conocer los detalles sobre lo que incluye cada uno, las condiciones de contratación y políticas de cancelación.

3. Tómate un tiempo para reflexionar

Recuerda nuestra conversación y decide serenamente qué quieres hacer. Mientras tú te tomas un tiempo para ti, yo prepararé, con el mayor detalle posible, tu hoja de encargo profesional.

4. Toma tu decisión

Una vez recibas la hoja de encargo profesional, remítemela firmada si quieres que continuemos trazando tu senda de defensa de derechos. En caso contrario, me encantará haber compartido estos espacios contigo.

Y si continúas …

5. Ayúdame a trabajar para ti

Sé honesta

Hazme saber qué puedo hacer por ti. Yo haré lo mismo contigo.

Sé eficaz

Envíame la documentación e información que precise para darte el mejor de los apoyos.

Sé paciente

Muchas veces los ritmos jurídicos no dependen de mí.

Confía en mí

Si algo me define es mi honestidad, cercanía y transparencia.

¡Emprendamos este camino juntas y hagamos liviano tu ejercicio de derechos!